Sesion gratuita
Coaching Personal
 
 
 
 
Historias de exito
Historia de Sandra

Sandra tiene un puesto de responsabilidad en una multinacional de consultoría. Es lo que cualquiera definiría como triunfadora, carrera de éxito, buen sueldo, una casa bonita. Sin embargo ella no lo sentía así.

Sandra empezó a trabajar conmigo, porque a pesar de haber conseguido todas esas cosas que a ojos de los demás son perfectas, ella no se sentía satisfecha ni feliz. Como ella misma me dijo: “Me da la sensación de que trabajo contra mi misma, y mi cuerpo se rebela” Dos meses antes de contactar conmigo, Sandra tuvo que ser operada de urgencia de una dolencia que llevaba arrastrando desde hacía tiempo. A pesar de que ella no quería escuchar a su cuerpo, que le avisaba de que iba por el mal camino y deprisa, la enfermedad y convalecencia posterior le obligaron a pararse. Durante esos días en el hospital, Sandra se planteó muchas cosas. ¿Cómo había llegado a ese puesto de trabajo? ¿Realmente estaba satisfecha con su vida? ¿O era simplemente lo que se esperaba de ella?

Empezamos a trabajar para determinar cual era su resistencia interna. ¿Por qué ella no podía disfrutar de lo que hacía? Yo sabía que el secreto de tener un trabajo satisfactorio, es llevar a cabo una actividad que esté de acuerdo con tus valores . Y todos tenemos valores distintos. Así que el primer paso fue identificar sus valores. Le dije que se tomase un momento para reflexionar acerca de los momentos culminantes de su vida. Que respondiera a las preguntas ¿Cuándo sientes que vives plenamente? ¿Qué haces en ese momento?

El objetivo era identificar al menos 5 momentos culminantes de su vida, explicando porque habían sido importantes para ella, y cual era el valor o valores que reflejaban. El siguiente paso fue escoger de entre todos los valores elegidos, los 3 que considerase más importantes y que estableciese una prioridad.

Una vez tuvo identificados sus 3 valores, Sandra comprendió porque ella no podía disfrutar de lo que tenía. Los valores que perseguía ella, no se correspondían para nada con los valores de su empresa. Lo que la mayoría consideraban que era el éxito (poder, dinero, posesiones, prestigio), no se correspondía con su propia definición de éxito (contribución, hacer algo que te guste, tiempo libre). Ella necesitaba saber que su trabajo estaba contribuyendo a algo, que ayudaba a los demás, que era útil.

Este simple ejercicio le sirvió para abrir los ojos y para tomar una decisión. Quería disponer de un tiempo para pensar en lo que le gustaría hacer. Necesitaba parar a escucharse.

En las siguientes sesiones identificamos lo que necesitaría para poder tomarse ese descanso. También empezamos a identificar qué tipo de cosas podría empezar a hacer que estuvieran de acuerdo con sus valores.

Actualmente Sandra, sigue en la misma empresa pero ya tiene un objetivo que le hace ir contenta al trabajo. Ahorrar lo suficiente para poder estar 6 meses sin trabajar. Y ha empezado a colaborar como voluntaria en un centro de acogida de menores.


 


© 2006, coachingparaelexito.com   Telf.:(+34) 616 31 68 13  ipiera@coachingparaelexito.com  Madrid - España